El cáncer de piel es uno de los tumores de mayor incidencia en el ser humano, sin embargo hay que destacar su carácter PREVENIBLE Y CURABLE, a diferencia de otros tipos de cáncer.

Las causas que provocan la aparición del cáncer de piel son la exposición solar y en algunos casos, la herencia genética.

El pronóstico de curación dependerá de la detección precoz y la correcta extirpación, que favorecen la curación del cáncer de piel.

El diagnóstico SIEMPRE debe ser emitido por un especialista en Dermatopatología, para así disminuir el sesgo o error en éste.

El cáncer de piel es una enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en cualquiera de las capas de la piel.

Existen dos tipos: el tipo no melanoma y el melanoma.

Del tipo no melanoma tenemos:

  1. Cáncer o carcinoma epidermoide o espinocelular. Suele presentarse como una lesión costrosa sobre una piel rojiza (queratosis actínica) y un dato de trasformación maligna puede ser el crecimiento y en ocasiones el sangrado. Representa alrededor del 20% de todos los casos de cáncer de piel.
  2. Cáncer o carcinoma de células basales o basocelular. Suele aparecer en zona de piel expuesta de forma crónica al sol, como una lesión ulcerada o perlada o simplemente como un cambio de coloración cutánea.

El tipo más común de cáncer de piel no melanoma, alrededor del 75% de todos los tumores cancerosos de la piel son carcinomas de células basales.

Cáncer de piel tipo Melanoma:

El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos común y más grave. Puede extenderse fácilmente a otras partes del cuerpo a través de la sangre o del sistema linfático

El melanoma representa un 4% de todos los tipos de cáncer de piel. Debido a su malignidad, es responsable de, aproximadamente, un 79% de las muertes por cáncer de piel.
Se puede presentar a partir de lunares ya existentes, o como una formación nueva, pequeña y pigmentada, que aparece en una zona de la piel normal.

Puede ser indicativo de éste cáncer el cambio de tamaño o de color de un lunar o que el lunar esté hinchado o que duela al tocarlo, exude o sangre.

La causa principal es la RADIACION SOLAR.

El sol irradia fotones de radiación electromagnética de distintas longitudes de onda. La más pequeña corresponde a ultravioleta (UVA, UBV y UVC). Toda la UVC es absorbida por la capa de ozono, los UVA y gran parte de UVB alcanzan nuestra piel.

El factor de protección solar (SPF) es un criterio internacional basado en la prevención de la quemadura solar, sin embargo, “protección solar” no implica protección del melanoma, y de hecho no hay ninguna evidencia de que las cremas solares protejan contra el melanoma

Otros factores de riesgo:

  • Piel muy clara que siempre permanece rojiza y nunca se broncea.
  • Cabello claro y/u ojos claros.
  • Tener muchos lunares por el cuerpo (más de 100).
  • Uno o más lunares de 8mm o más de diámetro.
  • Haber sufrido quemaduras por el sol.
  • Tener pecas en la cara y/o en los hombros.

Caso de cáncer de piel en la familia

  • Haber tenido alguna vez cáncer de la piel.
  • Haber tomado demasiado sol sin protección.
  • Tener una herida que no cicatriza.
  • Personas que tienen lunares desde el nacimiento o atípicos (grandes, irregulares, con diferentes tonalidades de color).

No todo cáncer de piel tiene el mismo pronóstico, su extirpación completa al realizar diagnóstico temprano puede eliminar por completo la enfermedad.

Teléfonos:

WhatsApp:

Envía un mensaje:

Centro DHE - México